Piercing oral: un peligro para la salud bucodental

Los piercings pueden ocasionar graves lesiones en la boca

Los piercings orales y faciales se han popularizado los últimos años, pero hay que tener presente que pueden provocar efectos negativos en la salud. Los odontólogos alertan de los peligros que puede comportar esta moda como los presentados en el artículo “Piercing oral: una amenaza para la salud periodontal” (COEM, 2008) y que aquí destacamos.

15 posibles complicaciones por causa de piercings orales

De piercings hay de muchos tipos. Los 3 principales son el labrette, el barbell y el anillo y se colocan generalmente en la lengua, los labios y las mejillas. Si no se toman precauciones adecuadas durante la perforación y colocación de estos y no se sigue una buena higiene posterior, se pueden presentar diferentes complicaciones:

  1. Dolor e inflamación. Es muy común que a las 6 o 8 horas posteriores a la perforación de la lengua los tejidos empiecen a inflamarse y que esta inflamación perdure hasta los 4 días. Los ganglios submentonianos y submandibulares también pueden inflamarse y mantenerse inflamados durante semanas.
  2. Hemorragias. La lengua es un órgano muy vascularizado con una arteria, la vena lingual, el nervio trigemino, etc., así que hay riesgo elevado de perforar alguno de estos por error y provocar una hemorragia difícil de controlar.
  3. Alteración del sabor y/o de la función motora de la lengua.
  4. Entre un 10% y un 20% de los piercings se infectan localmente por los estafilococos aureus, los estreptococos del grupo A y/o las pseudomonas. En la boca hay muchas bacterias que pueden infectar los tejidos al ser perforados. Este riesgo existe durante la perforación y la cicatrización y también a posteriori sobretodo si la persona manipula constantemente el piercing. Es importante estar alerta a las infecciones sobretodo si se presentan fiebre, escalofríos, temblores y enrojecimiento de la zona.
  5. Transmisión de virus, cándidas o bacterias. Existe el riesgo de infección por: VIH, herpes, Epstein-Barr o Hepatitis B, C y Delta, Tétanos, pseudomonas, estafilococos aureus, estreptococos, etc., debido a una mala higiene, no esterilización de los instrumentos o mal aislamiento del campo local.
  6. Alergia y dermatitis. És importante tener presente las alergias a determinados materiales.
  7. El contacto del piercing con los dientes y el hábito de moverlo con la lengua, puede quebrar y fracturar los dientes, reconstrucciones dentales y fundas.
  8. Recesión gingival. El contacto constante del piercing con la encía puede generar un leve, moderado o severo retroceso de la encía dejando a la vista las raíces. Las principales consecuencias son: deterioro estético, hipersensibilidad dental y caries radicular.
  9. Halitosis y caries. La parte interior del piercing puede acumular placa bacteriana y cálculo ocasionando halitosis y fomentando la aparición de caries.
  10. Malposición dental. Tener un piercing en los labios, lengua o mejillas puede interferir en la mordida ya que se produce un desequilibrio de las fuerzas musculares de la lengua.
  11. Alteración del habla. Tener un objeto de metal en la boca estimula la producción de saliva interfiriendo en la pronunciación de consonantes como la l, la t, la r o la s.
  12. Hipersensibilidad pulpar.
  13. Mala cicatrización.
  14. Desgarro de la carne.
  15. Dificultad en la aspiración e ingesta de alimentos.

 

Piercing oral: un peligro para la salud bucodental 0
©Lacer

 

 

Recomendaciones

Algunas de las recomendaciones que los autores del artículo presentan son las siguientes:

  1. Higiene y esterilización de los materiales y la zona durante la perforación.
  2. Higiene posterior a la colocación: limpieza profunda de la zona después de cada comida durante mínimo 6 semanas.
  3. Evitar el consumo de tabaco, alcohol, grasas, drogas… Irritan y dificultan la correcta cicatrización.
  4. Evitar tocar, mover y jugar con el piercing.
  5. Evitar los colutorios (enjuagues) hasta que hayan cicatrizado totalmente.
  6. En caso de inflamación o dolor grave, acudir a un centro médico donde el médico explorará, diagnosticará, retirará el piercing y recetará la medicación/tratamiento pertinente.
  7. En caso de recesión gingival, mobilidad dentaria, acumulación de placa y cálculo, traumatismos dentales y otros efectos en la salud oral, el odontólogo retirará el piercing y tratará la zona afectada según sea necesario. En ocasiones, por ejemplo, una severa regresión gingival puede llevar a la cirugía gingival.
  8. Uso de protectores dentales.

Antes de ponerse un piercing hay que tener en cuenta todos estos riesgos y si se tiene alguna duda, aconsejamos acudir a un dentista.

Para más información: 93 870 98 06, info@centredentalcastellsague.cat o en nuestra clínica dental de la calle Sant Jaume 43 Bajos de Granollers.

Fuente:

COEM, Piercing oral: una amenaza para la salud periodontal. http://www.coem.org.es/sites/default/files/revista/cientifica/vol5-n1/21-29.pdf

Imágenes:

LACER, Alteraciones causadas por piercings orales http://www.lacerodontologia.com/resources/posters/guia%20Clorhexidina%20piercing%20090910baja.pdf

Etiquetas: , , , , , , , ,

Deja un comentario

Ortodoncia Gracia Adrados SLP tratará sus datos personales con la finalidad de gestionar las comunicaciones de este blog y dar respuesta a las consultas planteadas por los usuarios. La base legal para el tratamiento de sus datos es el consentimiento del interesado. No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. El usuario tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en el Aviso Legal y Política de Privacidad.